El axis central en Beijing

Beijing o Pekín, como también se la conoce en español, ha sido desde la época Ming (siglo XV) una ciudad urbanísticamente muy racional, ya que conserva un axis central muy bien delimitado, en el que confluyen los Templos de la Agricultura y del Cielo en el sur, el Palacio Imperial en el centro y la plaza de la Torre del Tambor y la Campana en el norte. Hoy día, la ciudad ha credido mucho, pero sigue conservando esta misma estructura racional, influenciada por las teorías del feng shui. En la época de Mao se modificó la plaza Tiananmen, que antes era un paso entre las puertas de Zhengyangmen y Tiananmen, para ubicar allí la plaza más grande del mundo dedicada al cambio de modelo de país y tras su muerte se ubicó el Mausoleo de Mao Zedong en el mismo axis central denotando su importancia simbólica. Lo mismo ha ocurrido en tiempos más recientes con el estadio olímpico Nido de Pájaro construído para las Olimpiadas de 2008 y situado en el axis central, más al norte de la Torre del Tambor y la Campana. Este orden puede ser a veces engañoso con el caos de la red de hutong que hay en la ciudad desde la dinastía Yuan, pero a vista de pájaro se ve muy claramente o incluso subido a la Montaña Jingshan. Cuando se alzó la Ciudad Prohibida de los Ming se hizo dejando el antiguo palacio imperial de los mongoles al oeste del montículo artifical de Jingshan siguiendo los preceptos geománticos chinos, que dan al oeste el símbolo de la puesta de sol o la muerte de la dinastía anterior. Desde ese momento se utilizó este axis central hasta hoy, continuando con esta tradición que tiene sus raíces en el feng shui.

Categories: Sin categoría

Comments are closed.