Paisaje Kárstico del Sur de China

A lo largo de toda la China meridional hay un conjunto de formaciones kársticas de gran belleza: son los karst del Sur de China, que van desde la zona noroeste de Hunan, donde se encuentra Wulingyuan y Zhangjiajie (célebres porque James Cameron utilizó algunos de sus paisajes para ambientar su película Avatar, en especial la conocida como Montaña Aleluya) hasta el suroeste del país, en la provincia de Yunnan, en donde se erige Shilin: el Bosque de Piedra. Pero además de estos lugares famosos que salen en la mayoría de guías y los karst de Libo, Shilin y Wulong, que en 2007 se declararon Patrimonio de la Humanidad y obtienen más protagonismo, hay muchos paisajes espectaculares, menos conocidos, en otros lugares de Hunan, Guangxi, Guizhou, Chongqing y Yunnan, que merece la pena visitar, adentrándose por la China rural más auténtica. De hecho los artistas chinos han plasmado estos paisajes en muchas de sus pinturas clásicas, observando el juego caprichoso de formas que sugieren las mismas rocas y que enciende la imaginación de cualquiera que las vea al natural en toda su magnificencia. Los karst son rocas calizas y de otros tipos que han sido modificadas hace millones de años por el paso de las aguas mediante la erosión creando cenotes y cuevas, que también pueden visitarse en algunas excursiones a lo largo de las tierras kársticas de China. Esta orografía, bella y a la vez abrupta y monumental, además del magnífico patrimonio natural que representa para China, ayuda a entender el aislamiento que existía en algunas de estas tierras. Este aislamiento ha sido ideal para muchos de los pueblos de minorías étnicas que hay en China, la mayoría de los cuales se encuentra en estas provincias, ya que se fueron estableciendo aquí a lo largo de los siglos, alejándose de la sofisticación de los Han para conservar sus costumbres ancestrales, que hoy se estudian en las universidades chinas y de todo el mundo. Puede consultar nuestros viajes por la China rural y zonas de paisajes kársticos.

Categories: Revista VQV

Comments are closed.