La Otra Vida en la Antigua China

El arte funerario chino es uno de los más llamativos y sorpendentemente menos conocidos y explorados por el viajero, exceptuando el Mausoleo del Primer Emperador Qin, descubierto en 1974 cerca de Xi’an y aún bajo investigación, puesto que actualmente no se dispone de la tecnología adecuada para excavar sin dañarla la parte principal del complejo: la tumba del Emperador Qin Shi Huang, situada debajo de una pirámide, a pocos km de los Guerreros de Terracota. Los chinos antiguos construyeron pirámides de tierra para enterrar a sus emperadores. Se creía, como los antiguos egipcios, que la forma de la pirámide era la más adecuada para los mausoleos reales y allí se enterraba no solo el cuerpo del emperador y su corte, sino también figuras de terracota que representaban su ejército, que le defendería en la Otra Vida, y le daría la tan anhelada immortalidad, cosa que parece haber conseguido el Primer Emperador Qin, al haberse constatado su obra monumental, ya descrita por el historiador Sima Qian en su libro 史記 (Memorias Históricas). Hay en toda China interesantes pirámides y excavaciones de las dinastías Han y Tang, además de otras tumbas de personajes importantes, algunas de ellas con bellos frescos que se conservan hoy día. Consulta nuestros viajes relacionados.

Categories: Revista VQV

Comments are closed.