El misterio de Sanxingdui

El descubrimiento del sitio arqueológico de Sanxingdui, en la cuenca de Sichuan o “cuenca roja”, una de las planícies más grandes y más fértiles de China, ha hecho tambalear las teorías de la evolución histórica de China, que antes se creía que se centraba solamente a lo largo de las Planícies Centrales (中原), que son las que recorre el Río Amarillo. Con el descubrimiento de las impresionantes figuras, máscaras y utensilios datados en los siglos XI y XII aC, los arqueólogos se han quedado impresionados por su avanzada tecnología y su sofisticación estilística. Los historiadores, en las últimas décadas, han estudiado esta civilización y la han identicado con el Antiguo Reino de Shu, que se remonta a los tiempos de la dinastía Zhou (1045-256 aC) y que duró hasta el 316 aC, unos cien años antes de la unificación de China por parte del Primer Emperador de China, en la dinastía Qin, aunque según la datación por carbono-14 hay reliquias de jade para realizar sacrificios rituales de una gran perfección técnica del final del Neolítico, la primera Edad del Bronce y la época de la dinastía Shang (1600-1045 aC), la más antigua de China, así que el misterio envuelve la historia y desarrollo de esta espléndida cultura. En su mayor apogeo destaca el impresionante complejo de Sanxingdui, cerca de Chengdu (Sichuan), en la que pueden encontrarse máscaras de bronze y de oro, dedicadas a chamanes y a dedidades, árboles cósmicos esculpidos en bronze que mostraban la vía entre los humanos y los dioses, y diferentes armas y joyas utilizadas por la clase dirigente en ese entonces. Las ruinas de Jinsha, dentro de la actual Chengdu, también son importantes, pero más para ver la evolución de esta cultura, que en Sanxingdui tiene su punto álgido. Consulta nuestros viajes culturales por China.

Categories: Revista VQV

Comments are closed.